La imposición legislativa de botellas irrellenables en la hostelería española ha mejorado sensiblemente la calidad de los aceites de oliva ofertados en los bares y restaurantes
Aunque existen luces y sombras en la aplicación de la medida, podemos afirmar que han desaparecido las malolientes aceiteras, rellenadas una y otra vez, y la calidad media ha dado un salto importante en pocos meses

Todo cambio de normativa en un sector como la hostelería supone un periodo de transición en ocasiones traumático y no falto de quejas. También en este periodo se suelen producir pequeños fraudes que intentan evitar la imposición por parte de una parte minoritaria de los actores a los que se les impone la norma. Y esto ha ocurrido también con las botellas irrellenables del aceite de oliva, ahora bien llega la hora de hacer balance de los primeros meses de la medida y nuestra valoración es positiva.

Para empezar han desaparecido las malolientes y sucias aceiteras de muchos bares y restaurantes, ya al menos nos encontramos con botellas, de uno u otro tipo, pero con marca visible.

Además la calidad media del aceite que nos ofrecen en las barras y mesas es muy superior al que nos servían hasta hace pocos meses. El defecto rancio prácticamente ha desaparecido, y aunque nos encontramos con algún defecto en intensidad media-baja, ya es muy difícil que nos enfrentemos a lampantes puros y duros.

Se han producido, sin embargo, varios fenómenos que deberían desaparecer:

-       Tapones que realmente no son irrellenables por presentar pequeñas aberturas en la parte superior que permite su rellenado, lento, pero se hace. Esto debería ser objeto de inspección específica.

-       Aceites de oliva 0.4º (refinados) por los que han optado algunos hosteleros y que no tiene sentido en la oferta, puesto que se trata de potenciar los vírgenes y extras, no de disminuir la calidad de la categoría base que nos ofrezcan.

En cualquier caso, como hemos señalado, el balance es muy positivo y con el paso del tiempo esperemos que esos incidentes se vayan depurando y consigamos, por fin, que los frutados intensos inunden las barras y mesas de nuestros bares y restaurantes.


Asociación Española de Municipios del Olivo. AEMO.
Plaza de Colón, 15. 14.071. Córdoba
Tel. 608885897; Mail: info@aemo.es